Tomás Zubizarreta nació en Zumaia el 15 de abril de 1907. El segundo de cuatro hermanos (José, Tomás, Rafaela e Hilario) huyó del País Vasco durante la Guerra Civil, debido a su ideología comunista que le llevó a dar mítines fuera de España proclamando el comunismo. Con apenas veinte años dejó su familia y su tierra, estuvo preso en Francia y poco más conoce la familia sobre lo que ocurrió tras su cautiverio allí, salvo que murió en el campo alemán de Bergen en 1945.

En el estudio de Juan Carlos Jiménez de Aberásturi Corta Fondos documentales para el estudio de la guerra civil y el exilio republicano en el archivo nacional de Francia 1931-1981 aparece una referencia a Tomas Zubizarreta.

Según fondos documentales del archivo nacional de Francia Tomas Zubizarreta era carpintero de oficio. Refugiado político del PCE que había ejercido de comisario de Policía en San Sebastián se refugió en Francia en 1938. De él se dice que fue el responsable de la explosión en Boucau (Bajos Pirineos) en 1939 siendo inculpado por ello. Se trata de una explosión producida por unas bombas guardadas en la habitación del apartamento en el que vivía Tomás Zubizarreta. Los demás detenidos que vivían en la misma casa que él fueron liberados.

El hermano de Tomás, Hilario Zubizarreta, que también tuvo que marchar de España afincándose en Francia, conservó tres cartas escritas por Tomás en julio, agosto y septiembre de 1943 mientras estaba preso en Francia. Las cartas muestran conversaciones cotidianas (sobre su estado de salud, sobre su día a día, etc.) así como referencias concretas al contexto sociopolítico del momento:
Querido hermano

Recibí tu cariñosa carta del 24 del pasado antes de ayer, que me ha causado alegría al saber que estás en buena salud. La mía es buena por el momento.
(…)
Me encuentro mejor. Como dices hace dos años pesaba 51K y ahora aproximadamente 75K. Cuando me detuvieron pesaba 107K, fíjate.
(…)
Aquí hemos tenido noticias de España recientes el 18 del pasado, con motivo del aniversario del comienzo de la Guerra Civil. Han dado la amnistía general de todos los presos políticos. Según se ve nos concierne a los dos, tanto mejor. Veremos pronto si es cierto.
(…)
Aquí pasa la aviación diariamente, a la noche la aviación Inglesa para Italaia (…) y de día la aviación de patrulla de Hitler.
(…)
Sin más por hoy, esperamos tus gratas noticias. Me despido con un abrazo, tu hermano que te quiere, que nunca te olvida. Hasta pronto.
Thomas.
Tras la última carta escrita el 12 de septiembre de 1943 las comunicaciones entre Hilario y Tomás cesaron. Pese a los continuos intentos de Hilario por dar con el paradero de su hermano nunca más supo de él. Lo intentó a través de diversas vías e incluso llegó a escribir a Moscú, de dónde en 1947 recibió una carta firmada por J.A.Uribes , en la que se le informa de que no existe conocimiento alguno del paradero de su hermano.

Estimado compatriota:
Contesto a su carta del 7 de enero de 1947, en la que me pide noticias a cerca de un hermano suyo llamado Tomas Zubizarreta Lazcano, según parece deportado a un campo de Alemania y liberado más tarde.
Siento mucho no poder satisfacer su impaciencia, pues desconozco el paradero de su hermano, cuyo nombre, no ha llegado a mis oídos.
Sin embargo, tenga la seguridad de que si algo supiéramos algún día, nos apresuraríamos a comunicárselo.
Reciba un cordial saludo,
Moscú, L5.II.1947

Es Arritxu Uranga Zubizarreta quien da cuenta de la historia de su tío Tomás, al cual no conoció, pero de quien conserva parte del recuerdo de su historia así como las cartas que escribió a su otro tío, Hilario, ya fallecido. Marcados por el contexto franquista en España, por el devenir de la Segunda Guerra Mundial y por la dispersión geográfica, las comunicaciones eran inexistentes entre Tomás y sus hermanos. La madre de Arritxu, hermana de Tomás, nunca tuvo noticias directas de éste -salvo la poca información que llegaba a través de Hilario- de manera que apenas tuvieron relación. Cada cual forjó su vida en un lugar distinto. “Cada uno estaba en un sitio y no se veían. Era época de guerra. Uno en Pasaia, Hilario en Francia, Tomás desaparecido y nuestra ama en Zumaia. No se recibían noticias. De vez en cuando se escribía una carta a Hilario a Francia y costaba muchísimo. Entonces no había posibilidad de llevar y traer cartas. Cruzar la muga era muy difícil. ” (Arritxu Uranga).

En su juventud, Arritxu, no tuvo conocimiento de su tío Tomás. Tal y como ella misma declara, en un contexto marcado por la dictadura, a penas se hablaba de nada y menos de política de manera que poco se hablaba de Tomás. “Qué desapareció y poco más. Ama no hablaba demasiado de Tomás, en época de guerra no se hablaba mucho, pero ni de Tomás ni de nadie. Tenías que ser muy amigo de alguien y de su misma ideología para hablar de algo. Cada uno tenía su grupo y al ser un pueblo pequeño todo el mundo se conocía” (Arritxu Uranga).

En un contexto marcado por el miedo y la existencia de bandos el silencio era la formula a través de la cual mantenerse seguro. “Había miedo, sí. Nosotras desde pequeñas nos acostumbramos al miedo, o más que al miedo a no decir nada.” (Arritxu Uranga).

La historia de Tomás apenas ha perdurado en la familia o en Zumaia ya que sus allegados cercanos mantuvieron con él poca relación y quienes no le conocieron lo recuerdan como una historia pasada de otros tiempos.

Gracias a las esporádicas visitas que Hilario realizó al País Vasco una vez jubilado Arritxu entabló relación con éste. Lo poco que Arritxu conoce se debe, sobre todo, a lo que su tío Hilario contaba. “A ese lo han metido en un horno, lo han quemado. Seguro. No aparece en ningún sitio, he ido aquí y allí y nada. Estoy seguro” solía contar Hilario a Arritxu.

Pese a las muchas elucubraciones que pudiera hacer Hilario nunca supo del paradero de su hermano y fue, pocos años después de morir Hilario, cuando Arritxu y su familia descubrieron la historia de Tomás.

Una llamada de Pilar Pardo en el 2010 produjo el desenlace. Según registros oficiales Tomás Zubizarreta fue detenido y enviado a la prisión Alemana de Compiegne el 21 de Mayo de 1944. Deportado a Neuengamme pocos días después y traslado a Farge, Bergen-Belsen, falleció aquí el 10 de febrero de 1945. Por tanto, a tenor de esta información Tomás fue deportado a Alemania, al campo de Bergen, donde estuvo en torno a seis meses hasta que falleció.

Arritxu recibió con alegría la llamada que le posibilitó al fin saber qué había sido de su tío Tomás. A pesar de no conocer a Tomás, las conversaciones de sobremesa que mantenía con su tío Hilario sobre “épocas ya pasadas” la habían llevado a tener una especial sensibilidad por esta historia. Es a ella a quién Hilario confirió las pocas cartas que conservaba de Tomás.
Arritxu considera que la sociedad no conoce en gran medida la historia de las personas deportadas salvo que existan casos dentro de la propia familia, como ocurre en la suya. El silencio habido durante el periodo franquista y el tratarse de una época que la juventud actual no conoció son en su opinión las causas principales de que esto ocurra. Parte de la historia se ha perdido con las personas que huyeron durante aquella época “Un gran pedazo de la historia. Se ha ido conociendo el hambre y el sufrimiento que se vivió aquí pero mucha gente se fue fuera y cada uno tenía su vida cuando se fueron. Algunos se fueron y volvieron pero otros quedaron (…) Todos se dispersaron y volvieron después de muchos años. Mi tío Hilario estuvo 20 años sin venir aquí, porque era desertor. Había fronteras, necesitabas pasaporte y te lo tenían que dar”.
Aunque haya habido algún tipo de reconocimiento opina que ya es tarde. “En mi opinión es ya algo tarde. Aún quedarán algunas personas que seguirán teniendo papeles y para recopilar todo eso bien pero, es difícil (…) Ilusión les haría, supongo, pero no sé hasta qué punto. No contarán todo lo que pasaron. Habrán tenido mucho sufrimiento y lo guardarán dentro”.
Aunque a su juicio recordar la historia es necesario también cree que hay mucho vacíos que difícilmente se pueden subsanar “Es mejor contar la historia pero creo que existen muchos vacíos y sacar esos vacíos creo que es difícil (…) creo que es muy difícil porque hay muchas cosas negras que no se podrán contar”.

Be Sociable, Share!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *


    3 + = ocho

    Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>